10.000 pasos al día para estar en forma

Es bien sabido que caminar es uno de los ejercicios más sencillos y efectivos para mantenernos en forma y plantar cara al sedentarismo pero ¿a partir de que punto comenzamos a notar los beneficios? Probablemente ya habréis escuchado que el número mágico se ha establecido en 10.000 pasos al día, los que, en función de cada persona, equivaldrían a unos 7 u 8 kilómetros. Alcanzar esa cuota diaria es una de las últimas tendencias en internet entre aquellos que se preocupan por mantenerse en forma.

Esta tendencia, sin embargo, no acaba de nacer: os sorprenderá saber que su origen se sitúa en Japón después de los juegos olímpicos de Tokio de 1964, cuando una empresa aprovechó el creciente interés por el ejercicio físico para vender podómetros y estableció el reto de los 10.000 pasos en su eslogan. Esta vez hay que agradecerle al marketing que la idea calase ya que ningún experto puede negar que alcanzar estas distancias ayuda a fortalecer el corazón, tonificar piernas, brazos y abdominales y prevenir algunas enfermedades como la diabetes, la osteoporosis y, por descontado, el sobrepeso.

Para sumarse al reto de los 10.000 pasos, el individuo medio debería añadir aproximadamente 30 minutos de movimiento a su actividad habitual. Si os animáis, lo recomendable es que os ayudéis de vuestro smartphone (existen multitud de aplicaciones específicas para monitorizar la actividad física) o de un podómetro de los de toda la vida para saber cuántos pasos dais habitualmente y, a partir de ahí, aumentarlos de forma progresiva bajando una parada antes del autobús, cogiendo menos el coche o, simplemente, saliendo de casa con el objetivo de caminar.

Recordad que para mantener una buena postura y evitar dolores y sobrecargas musculares es imprescindible elegir el calzado adecuado. Andar no produce tanto impacto sobre nuestro cuerpo como, por ejemplo, correr, por lo que no nos tendremos que preocupar de aspectos como la amortiguación, pero no podemos dejar de tener en cuenta la estabilidad, la flexibilidad y el confort del calzado si vamos a andar largas distancias. Algunas zapatillas, como el modelo Go Walk de Skechers, están diseñadas específicamente para ese fin. ¡Y que nada os pare!

 

Follow Merkal’s board on Pinterest.

 

No hay Comentarios

Comentar