Actividades extraescolares, ¿quién las debe elegir, padres o hijos?

El otro día os comentaba que en las actividades extraescolares, tratamos de que sean ellos los que elijan qué quieren y qué no quieren hacer. Está claro que Pablo es aún muy pequeño, pero Ana ya parece una personita con su carácter y las cosas bastante claras…

Por otro lado, Carlos y yo somos bastante deportistas, por lo que desde pequeños están familiarizados con todas las actividades que practicamos y les hacemos partícipes de muchas de ellos, como montar en bici, nadar, trekking en montaña, etc. Y en especial su papá, que es un apasionado del fútbol, juega en un equipo pequeñito, y ha empezado a entrenar a unos niños en un colegio. Por eso, no nos extrañó en absoluto cuando Ana decidió que ella lo que quería era jugar al fútbol como papá.

Afortunadamente, en su colegio hay equipos de chicas y chicos desde el principio, así que todos estuvimos de acuerdo en que este año íbamos a probar suerte.

El primer día fue la presentación del equipo y ni Carlos ni yo nos lo queríamos perder por nada del mundo. Ana estaba radiante, ¡qué voy a decir yo!, con su equipación y sus botas nuevas, que por supuesto tenían que ser de su color preferido, verde.

Y así estaba ella, ¡feliz! La verdad es que no me gustaría haberle impuesto una actividad extraescolar que no le gustase y perderme esa sonrisa y esa cara de felicidad. Está claro que hay otras actividades importantes, como aprender idiomas, por eso en casa tratamos de incentivarles al máximo en este sentido hablando con ellos en inglés y despertando su curiosidad. Los idiomas deben ser siempre una prioridad y aunque no vayan a clases, debemos tratar de hacérselo entender de alguna manera. Si os parece, algún día os contaré cómo aprendemos inglés en casa 😉

A ver qué tal va este año con el fútbol, confiamos en que le guste, os mantendré informados. Y vosotros, ¿qué opináis de las actividades extraescolares? ¿Hay que hacer muchas, pocas? ¡Contadme!

No hay Comentarios

Comentar