El calzado ideal para conducir seguro

Con el verano a la vuelta de la esquina se multiplican los desplazamientos largos en carretera ya que aumentan las escapadas de fin de semana a las que invitan las buenas temperaturas y los más afortunados emprenden su camino en dirección al destino elegido para unas vacaciones ansiadas y merecidas.

Todos sabemos que, al volante, la seguridad es prioritaria: debemos mantener la temperatura del coche fresca y no ingerir comidas pesadas para evitar adormilarnos, detenernos a descansar al menos cada dos horas, vestir con ropa cómoda y holgada… Pero a veces dejamos de lado una consideración tan importante como las anteriores: ¿es nuestro calzado adecuado para conducir de forma segura?

– El calzado perfecto debe ser lo suficientemente cómodo, flexible y ligero para permitirnos maniobrar con los pedales correctamente y no entorpecer nuestros movimientos en caso de emergencia.

– ¿Podemos conducir con tacones? Aunque nos encanten, no es lo más recomendable. Con ellos, la base de la pisada es más pequeña e inestable y, en consecuencia, menos precisa. Además, los tacones nos obligan a mantener el pie en una posición poco natural, lo que puede provocar cansancio y molestias musculares.

– Tampoco es aconsejable conducir con botas de montaña. Puede que nos parezcan comodísimas para caminar kilómetros y kilómetros pero su suela es demasiado gruesa, lo que dificulta el tacto con los pedales.

-¿Y las sandalias? Debemos evitar conducir con chanclas de playa, ya que su suela no es lo suficientemente flexible y, por extensión, con cualquier tipo de sandalia en la que el pie vaya suelto o sobresalga de la suela.

– El calzado deportivo es posiblemente, junto a los mocasines, uno de los calzados más recomendables para conducir, ya que cumplen con todos los requisitos de flexibilidad, ligereza y precisión. Eso sí, hay que tener cuidado con los cordones, ya que se pueden enredar. Se recomiendan las zapatillas bajas, que otorgan más libertad de movimiento a los tobillos.

En definitiva, el tipo de calzado que elegimos para conducir es una decisión significativa que ayuda a evitar riesgos innecesarios. Seguridad, comodidad y estilo no tienen que estar reñidos pero, por si acaso, al igual que nunca está de más llevar unas gafas de sol extras en la guantera, debemos llevar también un par de zapatos de reserva en el maletero.

Follow Merkal’s board on Pinterest.

No hay Comentarios

Comentar