¡Cerrado por vacaciones!

¡Hola a todos!

No veíamos la hora de que llegase este momento, supongo que como todos, pero… ¡Cómo tardan las vacaciones cuando están a la vuelta de la esquina!

Este año, vamos a dividirnos un poco entre playa y montaña. Iremos una semanita a playa por los niños, da gusto verles jugar y divertirse con las olas, la arena, los helados, toda la familia… Y dedicaremos otra semanita a la montaña que es lo que más nos gusta a los papás. Para nosotros las verdaderas vacaciones empiezan entre la naturaleza, cuando al fin logramos desconectar de la tecnología y la ciudad y nos vemos entre montañas verdes y respirando aire fresco, ¡eso es vida!. Por eso, dedicaremos esos días a escaparnos Carlos y yo, y dejaremos a los niños seguir disfrutando de la playa con sus abuelos y sus primos esa semana.

Este año hemos decidido probar una nueva aventura y vamos a dedicar unos días a hacer barranquismo. Sí, sí, ¡como lo oís! Nos hemos tirado a la piscina y nos hemos apuntado a un curso de iniciación. Carlos ya controla algo, ¡pero yo no tengo ni idea!

Lo principal  y más importante de todo es el equipamiento. El arnés, bagas de anclaje, mosquetones, descensores y cuerdas nos los darán ellos. Nosotros llevaremos una mochila con drenaje para el agua, casco, y calzado adecuado. Esto último es fundamental ya que, como sabéis, el calzado para este tipo de deporte debe ser cómodo, anatómico, impermeable y resistente porque el objetivo es proteger el pie y el tobillo de golpes, torceduras y de las condiciones climáticas. Yo escojo todo mi calzado deportivo aquí.

Ya os contaré como va esta nueva aventura y si repetiremos. De momento solo deciros que tenemos muchísimas ganas, ¡felices vacaciones a todos!

No hay Comentarios

Comentar