Escapadas fresquitas, pies calentitos

Lo mejor en la vida es improvisar. Las cosas son más divertidas y salen mil veces mejor que cuando lo llevas planeando meses. Al menos esa es nuestra experiencia: Siempre tendrás un sitio nuevo que visitar, una cama donde dormir y un supermercado o restaurante donde comer. Nosotros antes lo hacíamos muy a menudo, cerrábamos los ojos y señalábamos un lugar en el mapa (cercano, ¡eso sí!) preparábamos una mochila y allá que nos íbamos a la aventura. Las cosas cambian con dos niños, pero lo seguimos haciendo cada vez que podemos.

Y dicho esto, quería proponeros planes para escaparos este fin de semana, que el frío no os dé pereza pues hay lugares que son maravillosos para visitar en estas fechas. La sensación de pasar todo el día fuera con frío, pero llegar y acurrucarse al calorcito mientras se van templando los pies es… ¡maravillosa!

Seguro que hay alguna ciudad cerca en la que nunca has estado y que te espera. Las provincias del norte de España viven su esplendor en estas fechas, Castilla León, Asturias, País Vasco… En invierno son, si cabe, aún más bonitas. Nosotros siempre buscamos hoteles monos en esta página, pero sí lo preferís, también hay muchísimos pueblos preciosos que visitar y donde lo más sencillo es elegir una casa rural, las hay muy pintorescas y bonitas. Un consejo: Elige una con chimenea, es fantástico llegar y pasar la velada en familia o en pareja frente a ella. Lo bueno del turismo rural es que también se pueden hacer rutas de senderismo. Los bosques están preciosos en estas fechas. Os recomiendo la Selva de Irarti en NavarraLa Laguna Negra y Circos Glaciares de Urbión en Soria o el Hayedo de Montejo en Madrid.

Otra opción para los más deportistas y aventureros, por supuesto, es ir a esquiar. Nosotros nos escapamos una vez al año unos días. Quizá este año sea demasiado pronto para la nieve, o no haya mucha, pero siempre podéis hacer una escapadilla aunque sea de un día para probar.

¿Que nos apetece salir fuera? Seguro que cerca de casa tenéis mil opciones para improvisar una velada o un día fuera: Ir a comer a algún restaurante, pasar la tarde en un spa y acabar en el cine.

Así que ya sabéis, arriba ese espíritu aventurero que estáis a tiempo de improvisar una escapada familiar express o al menos un día de relax este puente, ¿os animáis?

No hay Comentarios

Comentar