Imprescindibles para combatir el frío

Todavía faltan un par de semanas para darle la bienvenida oficial al invierno pero los termómetros ya están empezando a bajar de cero grados en muchos puntos del país, al menos durante la noche. El frío de verdad, ese que forma carámbanos, convierte nuestra respiración en vaho y corta la piel de cara, está a la vuelta de la esquina así que ¡toca abrigarse!

A la hora de plantarle cara al frío, mi balanza se decanta por el lado de lo práctico y lo cómodo. Eso no quiere decir que a la hora de vestirnos para mantenernos calentitos tengamos que renunciar a la creatividad y a la diversión, ¿no os parece? Yo ya he puesto a mi armario en pie de guerra para enfrentarse a las bajas temperaturas.

Si eres una de esas personas a las que el frío le entra por los pies, estarás de acuerdo conmigo en que un buen calzado es esencial para mantenernos abrigadas. Pocas cosas hay más incómodas que la sensación de que se te están empezando a congelar los deditos de los pies mientras caminas. ¿Y qué me decís de esos días de fuertes lluvias en los que el agua acaba por atravesar el calzado?

Por suerte, sólo hace falta un poquito de previsión para mantener nuestros pies a salvo de cualquier inclemencia meteorológica. Para protegerlos, podéis optar por unas buenas botas con suela gruesa y borreguillo por dentro, como los de la colección Cozy Boots de Merkal (¡más cómodas, imposible!) o dejarnos envolver por los tejidos cálidos y acolchados de la colección Faux Fur Boots. ¿Con cuál os quedáis?

En lo que no cabe duda es que si está cayendo un chaparrón ahí fuera, lo mejor es calzarse unas botas de agua. Las podéis encontrar con diseños sobrios o con estampados atrevidos; cualquiera de ellos os asegurará que cuando crucéis el umbral de vuestro hogar vuestros pies estarán completamente secos y listos para cambiar el calzado de calle por unas acogedoras zapatillas de andar por casa, uno de los grandes placeres al acabar el día, ¿verdad?

Como buena friolera que soy, otra parte del cuerpo que tengo que llevar siempre bien cubierta es la garganta. ¿Mis aliados? Fulares, cuellos y bufandas, que, además de ser funcionales, le dan un punto alegre y colorido al sota, caballo y rey de los azules, marrones y grises que parecen reinar durante el invierno. Uno de mis favoritos de esta temporada es este poncho con estampado étnico, que se puede llevar sobre los hombros o enrollado en el cuello a modo de bufanda XXL en los días más gélidos.

En la primera línea de mi armario ya están preparados los abrigos, los jerséis gorditos de lana, los sombreros, los gorros, los guantes y las manoplas, listos para entrar en acción. Y vuestros armarios, ¿están preparados para afrontar los rigores del invierno?

Follow Merkal’s board on Pinterest.

No hay Comentarios

Comentar