Planes para disfrutar la ciudad en familia en verano

No sé si los que también sois urbanitas sentís lo mismo, pero yo mantengo una especie de relación de amor-odio con la ciudad. Aunque no me imagino viviendo en ningún otro lugar, a la menor oportunidad estoy deseando escaparme, sobre todo en cuanto llega el buen tiempo. Pero no siempre es posible y lo cierto es que, durante los meses de julio y agosto, cuando todo el mundo parece haberse ido de vacaciones y las calles se van quedando desiertas poco a poco, con días largos y sin problemas para aparcar en cualquier parte, es el momento de disfrutarlas mejor que nunca.

Es cierto que en ocasiones el calor puede ser demasiado elevado, sobre todo para los niños, pero siempre maneras de mitigarlo. Sólo hay que preocuparse por evitar las horas centrales del día, mantenerse hidratado regularmente y enfundarse el uniforme veraniego del explorador urbano, ropas ligeras, de tejidos naturales y colores claros, gafas de sol y sombrero y un calzado cómodo y transpirable que aísle el pie de las temperaturas del asfalto.

Estos son algunos de los planes con los que intentamos sacarle el jugo a nuestra ciudad durante los fines de semana en que nos quedamos en casa:

Jugar al turista. Precisamente por ser tan accesibles, a veces le restamos importancia a los atractivos de los lugares donde vivimos así que siempre es divertido hacer el ejercicio de mirarlos con ojos de visitante. Siempre hay nuevos rincones que explorar, a pie o en bicicleta.

– Los parques y jardines están preciosos y poco transitados durante esta época del año así que improvisar un picnic al aire libre es una de nuestras alternativas preferidas durante el verano.

– También es el mejor momento para visitar museos en familia, sin colas ni aglomeraciones. La manera que tienen los pequeños de interpretar el arte siempre es sorprendente.

– Siempre he pensado que los atardeceres urbanos son mágicos aunque tendemos a no prestarles atención. El verano es ideal para buscar una buena terraza en una azotea y disfrutar del espectáculo.

– Y cuando cae el sol, una de las mejores opciones son los cines de verano: una buena película a la luz de las estrellas ¡y que no falten las palomitas!

Follow Merkal’s board on Pinterest.

No hay Comentarios

Comentar