Ropa para entretiempo, ¿qué nos ponemos?

Si ya es difícil para nosotros, los mayores, vestirnos en entretiempo, imaginaros para organizar la ropita de los niños…

Ayer tuvimos comida familiar con mis padres. Era el cumpleaños de mi padre y siempre vamos a celebrarlo a un restaurante que tiene una gran terraza interior al aire libre con césped, columpios y mucho espacio para corretear. A los niños les encanta porque pueden jugar, y  nosotros podemos comer tranquilos sabiendo que no les puede pasar nada. Hasta aquí todo bien… ¡Si no fuera porque nos levantamos por la mañana y llovía a mares!

Menos mal que persona prevenida vale por dos y yo había comprado estas botitas para los niños. A Ana le encantaron nada más verlas en la web, y como las había en granate y azul, eran perfectas para estos días en los que empieza a refrescar pero aún no se ha metido el frío del todo.

¿Y qué mejor día para estrenarlas que hoy? El resto del conjunto se componía de pantalón largo vaquero, unas camisetas a juego con los colores de sus botitas, una rebeca y sus cazadoras vaqueras personalizadas con sus nombres. Yo soy ese tipo de persona que lleva siempre varias capas que voy quitando o poniendo en función de las temperaturas, porque prefiero pasar calor que frío, e ir quitando ropa. Con los niños me pasa lo mismo, prefiero que vayan abrigados, porque nunca se sabe, y que se vayan quitando la cazadora y la chaqueta si tienen calor. Carlos dice que les estoy trasladando mi ‘complejo cebolla’.

De hecho, al final salió el sol un ratito y se quedaron en manga corta, pero luego la comida se alargó, volvió la lluvia y tenían frío. Eso, amigos, es el entretiempo y no sé vosotros, pero yo prefiero estar preparada para todo ;-).

Por lo demás, disfrutaron muchísimo jugando con sus primos. En general, pasamos un día estupendo y es que no hay nada como la familia para recargar las pilas, ¡a que sí!

No hay Comentarios

Comentar