Maxibolsos, con la casa a cuestas

Todos los años se repite la misma escena cuando empezamos a preparar el equipaje para irnos de vacaciones: primero, empezamos por las cosas imprescindibles, después, por las que necesitaremos con bastante probabilidad y, por último, con un montón de “por si acasos”, que a veces utilizamos y muchas veces no. Al final, a la hora de arrancar, lo hacemos con el coche cargado hasta los topes. ¿Os suena? Os prometo que hubo una época no tan lejana en la que una maleta de mano era más que suficiente para sobrevivir un par de semanas fuera de casa. Pero, claro, eso era antes de ampliar la familia…

Así las cosas, como podéis suponer, en mi apartado de imprescindibles de mi maleta nunca falta un maxibolso. Los bolsos grandes siguen siendo tendencia, y no creo que pasen de moda: pocos accesorios ofrecen tanta versatilidad, pues casan perfectamente con cualquier look de día, como practicidad, ya que en ellos cabe todo lo que le puede hacer falta a cualquier mamá todoterreno. Carlos, siempre tan bromista, me dice que cualquier día voy a acabar sacando del bolso una lámpara de pie, cual Mary Poppins. ¡No me extrañaría!

Este año, mi compañero inseparable durante las vacaciones está siendo este bolso shopping de Creeks, con otra tendencia que sigue en boga: el estampado navy. Vayamos a la playa, de paseo o de excursión, tengo espacio suficiente para llevar todo conmigo y siempre sobra algo de sitio, ya sabéis, “por si acaso”… Algo me dice que vamos a seguir siendo buenos amigos cuando empiece el otoño pero, entre tanto, me seguirá haciendo compañía en los días que nos quedan para disfrutar de nuestro veraniego.

Y vosotros, ¿viajáis con cuatro cosas o también sois igual de previsores? ¡Contadme!

Follow Merkal’s board on Pinterest.

No hay Comentarios

Comentar